Salud Mental: Una nueva ley para los pacientes

Se trata de la Ley Nº 26657, sancionada el año pasado y que aguarda la reglamentación correspondiente. El principal cambio es propender a sacar a los pacientes de la internación psiquiátrica.

El Congreso de la Nación sancionó en noviembre del año pasado la nueva Ley de Salud Mental para todo el ámbito de la Argentina, con un cambio sustancial en la concepción del paciente de salud mental, y con modificaciones sumamente importantes respecto a la manera en la que se le debe proponer y realizar el tratamiento.
Se trata de la Ley Nº 26657, que fue promulgada en diciembre del año pasado y que postula en uno de sus artículos más importantes que “El proceso de atención (del paciente psiquiátrico) debe realizarse preferentemente fuera del ámbito de internación hospitalario y en el marco de un abordaje interdisciplinario e intersectorial, basado en los principios de la atención primaria de la salud. Se orientará al reforzamiento, restitución o promoción de los lazos sociales”.
Bajo estos preceptos, se intentará reformular la contención de las personas que sufran patologías que demanden internación psiquiátrica, y un paulatino cierre o transformación de los centros que actualmente funcionan como centros de internación permanente de pacientes psiquiátricos.
Tal es el caso del Hospital Neuropsiquiátrico de La Merced, en el departamento Paclín, que tiene en la actualidad 35 pacientes internados, muchos de los cuales son “crónicos”, es decir, que están alojados allí desde hace muchos años, pero que en realidad sus parientes directos los “depositaron” en el centro por no poder atenderlos dentro del ámbito familiar.
En los artículos 14 y 15 de la normativa, que aún aguarda su reglamentación, se indica cómo será la internación de los pacientes.
Establecen que “es considerada como “un recurso terapéutico de carácter restrictivo, y sólo puede llevarse a cabo cuando aporte mayores beneficios terapéuticos que el resto de las intervenciones realizables en su entorno familiar, comunitario o social. Debe promoverse el mantenimiento de vínculos, contactos y comunicación de las personas internadas con sus familiares, allegados y con el entorno laboral”. También, se destaca que “la internación debe ser lo más breve posible, en función de criterios terapéuticos interdisciplinarios”.
Justamente en los artículos de la norma se indica que los centros de salud deberán contar con equipos conformados para realizar la contención de los pacientes, y de ninguna manera sólo un profesional podrá decidir sobre la internación o no de una persona en un ambiente psiquiátrico.
Este cambio de visión acerca de cómo debe tratarse a los pacientes le otorga una mayor participación a psicólogos y responsables técnicos, que intervienen en la contención de los enfermos mentales.

Las adicciones en la política de Salud Mental

La nueva ley sancionada el año pasado, no necesitará una adhesión de parte de las provincias, ya que se trata de una norma de orden público, que las jurisdicciones provinciales no podrán ignorar.
Otro punto importante en la nueva legislación se refiere a cómo deben tratarse las adicciones.
Se expresa en el artículo Nº 4 que “las adicciones deben ser abordadas como parte integrante de las políticas de salud mental. Las personas con uso problemático de drogas, legales e ilegales, tienen todos los derechos y garantías que se establecen en la presente ley en su relación con los servicios de salud”.
De esta forma, los recursos estatales deberán reorganizarse para aplicar la normativa respecto de los pacientes que sufren por las adicciones.