En San Luis una mujer le rapó la cabeza a su hija, le daba medicamentos, le hacía usar barbijos. La madre quería obtener más dinero de su ex marido y le hacía creer que la nena sufría leucemia.

«Es una situación de crueldad infinita«, dijo Lilia Novillo, del Tribunal Superior de Justicia de San Luis. En el 2009 el papá logró la custodia de la chiquita de cinco años, cuando logró probar que su hija estaba perfectamente sana.

En diálogo con TN, la funcionaria judicial -que se enteró del caso en un desayuno con periodistas- mostró su propio asombro: «Es tan espeluznante. Uno cree no podría encontrarse nunca con un caso como este».

Novillo esplicó que la madre tiene una patología: «síndrome de Munchausen por poder«. La gente con esta enfermedad maltrata a un niño para ejercer algún tipo de poder. En este caso, la nena llegó a ser medicada y trasladada de provincia, sólo para obtener un beneficio económico.

«Esto es un maltrato en la que corre riesgo de vida la criatura» expresó la funcionaria, y agregó : «Ahora tenemos otro conflicto. La madre denuncia que el ex marido no cumple con el regimen de visitas. El padre se resiste a las visitas, y denuncia que durante estos encuentros la madre golpeó a la nena, que ahora tiene 7 años.

La Union Digital